¿Has visto casas o departamentos en venta? ¿Estás interesado en invertir en condominios en la playa? Invertir en bienes raíces es una alternativa redituable, pero es necesario contemplar ciertos aspectos para no poner en riesgo tu capital de lo contrario pueden cometerse los siguientes errores:

 

No considerar el tiempo

 

Invertir en bienes raíces implica invertir a largo plazo, esto porque el retorno de inversión de la propiedad está sujeto a la plusvalía de la misma (que se incrementa con el paso del tiempo).

 

No elegir cuidadosamente la ubicación

 

La zona en donde se encuentra el inmueble no sólo influye en la plusvalía, también en las oportunidades que pueden presentarse para generar rendimientos.

 

Revisar el macroproyecto en torno a la ubicación del inmueble puede darte pistas sobre qué tan rentable será la venta o renta de tu nueva propiedad y con ello el ROI de la misma.

 

No revisar físicamente el inmueble

 

Aún si el inmueble se ofertó en línea, es importante visitarlo físicamente e inspeccionarlo. Al acudir a la propiedad podrás revisar el estado de la infraestructura, y si te haces acompañar de un experto, mucho mejor.

 

Cuando deseas invertir en una propiedad en preventa, este punto y el anterior se vuelven fundamentales ya que te aseguras que lo que estás comprando es realmente la idea que tu asesor inmobiliario te compartió.

 

Por otra parte, si la propiedad incluye amenidades también podrás conocer los detalles que implican su uso.

 

No considerar costos adicionales en la inversión

 

Invertir en una propiedad no significa dar sólo el pago inicial, también es importante tener en cuenta los gastos de escrituración, mantenimiento, impuestos y otros que la propiedad requiera.

 

Tu asesor inmobiliario y un notario se vuelven tus mejores amigos  en estas tomas de decisiones.

 

No preguntar sobre la trayectoria del desarrollador

 

Cada vez abundan más los desarrolladores que, para diferenciarse de la competencia, ofrecen costos bajos, descuentos por pagos anticipados, rendimientos increíbles y sistemas de rentas únicos pero sin considerar impuestos o tasas de ocupación reales.   

 

Asegurate de que el Retorno de Inversión (ROI) será único, pregunta por la fuente real de las tasas de ocupación y pide que te expliquen las cuotas que requiere la propiedad, por ejemplo, servicios, predial, mantenimiento, servicios hoteles (en caso de existir) y otras comisiones.

 

Pregunta por la calidad y marca de materiales, acabados y accesorios, así sabrás si están entregando lo que te prometen. Sólo haz tratos con empresas constructoras bien establecidas y con experiencia que te puedan demostrar que son confiables, incluso que cuentan con proyectos terminados.

 

No buscar asesoría legal

 

Protege legalmente tu inversión. Asegúrate de tener la mejor asesoría para verificar que toda la documentación del inmueble está en regla, conocer a ciencia cierta a qué te estás comprometiendo y ejercer cabalmente tus derechos.

 

Ya sea que tu asesor inmobiliario te recomiende un Notario Público o que tu cuentes con un contacto de confianza, la comunicación entre ambos es fundamental en los seguimientos y  cierres de tu inversión en bienes raíces.

 

No acercarse a un experto inmobiliario

 

Busca la ayuda de un agente de bienes raíces con experiencia. Este profesional te podrá aconsejar adecuadamente respecto a una propiedad así como las prospectivas de crecimiento y plusvalía. También puede guiarte en el proceso de compra.

 

Además de lo anterior, un asesor inmobiliario te puede brindar información relevante sobre los diferentes desarrolladores inmobiliarios; generalmente ellos cuentan con información “tras bambalinas” que puede enriquecer tu decisión.

 

Ahora ya sabes que hacer para asegurar  una verdadera y redituable inversión en bienes raíces. Ya sea en preventa, en renta o en venta, los bienes raíces representan una opción segura y confiable para hacer crecer tu dinero.

 

Analiza tus opciones, calcula el rendimiento que podrás recibir e investiga antes de cerrar un trato. Solo así garantizarás rendimientos óptimos.

 

invertir en bienes raices