Toda buena inversión busca generar una ganancia sustancial incurriendo en el menor riesgo, e invertir en bienes raíces es la opción que ofrece ambas cosas.

 

Cuando se asumen como planes de inversión a mediano o largo plazo, invertir en el mercado inmobiliario genera ganancias por la plusvalía de los bienes raíces y por los ingresos que puede traer la renta del lugar

 

¿Qué es la plusvalía de bienes raíces?

 

En el primer caso, se trata del valor que va adquiriendo la propiedad con el paso del tiempo debido a la creciente escasez de bienes raíces disponibles y al desarrollo propio de la zona.

 

Un buen análisis del potencial de crecimiento y urbanización de una ciudad o región asegura que la plusvalía aumentará , aun cuando puede existir un riesgo sistémico o catastrófico.

 

Es el caso de las casas vacacionales en zonas turísticas en auge o ciudades en crecimiento, donde la misma afluencia de personas  garantiza que se irán incorporando más infraestructura y servicios, y la alta demanda promete una revalorización de la propiedad.

 

¿Qué es el retorno de inversión?

 

Cuando además de confiar en que la propiedad que adquieras gane valor con el tiempo, deseas que te ofrezca un rendimiento periódico que te ayude a recuperar tu inversión rápidamente, lo ideal es ponerla en renta.

 

El porcentaje del retorno de inversión (ROI) por renta se calcula con la siguiente fórmula:

 

(Ingreso por alquiler anual - Gastos de mantenimiento anual) / Costo de la propiedad x 100

 

Es decir que, si un departamento te costó 4 millones de pesos, gastas 100 mil pesos en su mantenimiento y recibes un rendimiento mensual de 40 mil pesos por concepto de renta, tu cálculo sería el siguiente:

 

(480,000-100,000) / 4,000,000 x 100 = 9.5%

 

Eso te sirve como base para comparar con el retorno de inversión que ofrecen otros tipos de inversiones, como la bursátil, pero también para estimar en cuánto tiempo puedes recuperar tu inversión.

 

Suponiendo que, con base en el mismo ejemplo del condominio de 4 millones de pesos, tu utilidad neta mensual (una vez restados los gastos de mantenimiento e impuestos de propiedad) fuera de 35,0000 pesos, entonces el cálculo sería como sigue:

 

4,000,000 / 35,000 = 114

 

Es decir que en 114 meses se recupera la inversión. Este cálculo no contempla el aumento del valor de la renta a lo largo de los años ni el aumento de la plusvalía año con año, por lo que la recuperación sería en un periodo mucho menor.

 

Las inversiones inmobiliarias, generan atractivos rendimientos  al paso del tiempo y son de bajo riesgo. Así que siempre revisa los rendimientos que pueda traerte antes de decidir dónde invertir

 

Nueva llamada a la acción